Meriendas saludables para nuestros niños

publicado 08/01/20 en Salud Nutrición


¿Cómo garantizar meriendas saludables para nuestros hijos en su regreso a clases?   

Por ahí se acerca el Back to school y con él, la preparación diaria de las meriendas para los niños. En estos tiempos de incertidumbre en la que no sabemos si nuestros niños volverán a la escuela presencialmente, debemos tener herramientas para manejar el consumo de alimentos saludables en casa. Por supuesto, en Borden aconsejamos meriendas saludables porque sabemos que benefician a los niños tanto en su alimentación como en su comportamiento y rendimiento en la escuela y aquí te damos algunas ideas para mantener este hábito:

Llena la alacena de los alimentos que tu consideres necesarios
Una de las ventajas de ser padres, es que les permite controlar y administrar los alimentos que se le brindan a los niños. A pesar de que a veces, podemos hacer excepciones con snacks, refrescos o dulces, debemos acostumbrar a los niños a las meriendas con un balance saludable entre lácteos,granos y frutas.

Dale a tus hijos la opción de decidir
Dentro de la variedad de alimentos saludables que ofrezcas a tu niño/a, déjalo tener desición y elegir lo que quiera comer. Eso le hará sentir autonomía de sus gustos y a ti te dará tranquilidad saber que es algo que ya ha pasado por tu aprobación.

Identifica su merienda
Si estarás haciendo “homeschooling”, identifica la merienda de tu hijo y créale un horario para comerla. Puedes utilizar canastas para dividir su merienda y de esta manera controlar que no tome nada que esté fuera de la canasta.

En Borden, tenemos algunas meriendas que te pueden ayudar como nuestros Palitos de Queso y Snack Bars para aportar calcio a sus huesos y dientes, nuestras preservas sin azúcar añadida que utilizan el azúcar natural de la fruta para añadir dulzura, o incluso hasta nuestros Cheese & Crackers que siempre están a la mano para una merienda rápida .

Darle merienda saludable a nuestros hijos es muy beneficioso en todos los aspectos. Les ayuda a aportar nutrición a su crecimiento y desarrollo, mejora su rendimiento académico y deportivo, su salud dental y aprenden hábitos saludables para toda la vida. Lo mejor de todo: ¡los padres tienen el poder de añadir nutrición a la vida de sus hijos!


El contenido de esta publicación está respaldado por información obtenida de las siguientes fuentes: tapasmagazine.es & baptisthealth.net