¡La cena está lista para disfrutarla en familia!

publicado 06/01/20 en Comunidad


La importancia de comer unidos.

Después de un largo día de trabajo, coincidir en un mismo lugar con tus seres queridos, es vida. Por eso, somos fieles creyentes de que la comida nos une. El hábito de cocinar y cenar juntos fortalece la unión familiar y además, tiene un sinnúmero de beneficios:

Fomenta la comunicación y confianza
Sentarse juntos en la mesa es más que solo comer, pues se comparten las experiencias del día, preocupaciones, alegrías y recuerdos. Esta dinámica ayuda a los más pequeños a sentirse aceptados y apoyados por su familia. Además, aporta al desarrollo de sus opiniones y argumentos y fortalece el vínculo entre cada uno de los integrantes.

Crea buenos hábitos y tradiciones
¿Qué mejor momento que en la cocina para pasar a tu hijos las recetas que aprendiste de tu abuela o tu madre? Integrarse en familia a la hora de preparar los alimentos y comer juntos, es la mejor excusa para reforzar los modales y valores en tu familia.

Se puede monitorear la alimentación
El comer junto a tus hijos, te brinda el privilegio de poder llevarle a la mesa alimentos saludables y supervisar sus hábitos alimenticios. De esta manera, puedes prevenir algún desorden, anorexias, sobrealimentación, fobias o alergias.

A pesar de la vida ocupada que hoy vivimos, comer en familia debe ser prioridad y puedes lograrlo organizando los horarios de todos, planificando las comidas con tiempo y cocinando juntos.

Una familia con una base sólida de unión y confianza es la mejor herramienta para salir al mundo seguro y feliz. Porque sabes que no importa la situación, cuando llegues a casa, tendrás a la red de apoyo más importante en tu vida. ¡La comida nos une!


El contenido de esta publicación está respaldado por información obtenida de las siguientes fuentes: eresmama.com, blog.swedish.org, parents.com.